Quiere lo que me queda en desuso


Quiere lo que me queda en desuso
Viene al caso vivir, vivir queriendo, seguir teniendo sospechas de lo que quería tener junto a mí desde el principio.
 Dime muy de cerca, que tengo que confiar más profundo, que valore los buenos cambios en mis días que estoy comenzando a tener contigo, que contra pronóstico encontraremos lo que divide nuestra real importancia.
Convierte el mundo en una ocasión nuestra, antes de que mi corazón se limite a apagarse.
Claro que me alegra oírte, me gusta despertar y que solo me importes tú. Me preocupa dejar de quererte y sea más complejo, que seamos más que solo palabras, que seamos lo que siempre quise o quiero. Quisiera esperar un poco más de tiempo, para decirte que cuando te descubrí tenía más esperanzas de volverte a ver, que seas lo primero, porque no quería perderme nada de ti. 

Entiende que no puedo suplicarte o dejar que las personas encuentren lo que recientemente hemos formado. Porque ambos seguimos dando vueltas, preguntándonos si verdaderamente estamos convencidos de ya no encontrar a alguien posterior que cambie lo que pensamos de nuestra búsqueda.
Encuéntrame y convirtamos estos besos insatisfechos en un posible amor, para frecuentarnos eternamente.
Allá afuera solo quedan desastres reservados, y a nadie menos que a mí se les ha cumplido un deseo, sin ser nadie, sin tener aún nada, simplemente después de puras anestesias ahí estás tú.
Enciérrate conmigo y vivamos parte de mi suerte, pregunta sobre mis fronteras, que quiero que seamos un poco tramposos, quiere todo lo que me queda en desuso, como la silueta de mi corazón, las maravillas de mi compasión o del cariño que sigue esperando.

Estoy creyendo lo que por última vez me advirtieron, no es un pasado mal recordado, nada me ha hecho volver o preguntar por mi miseria.
Porque pensé que ya no era capaz de distinguir a las personas que consideraban garantizarme luchar contra mi soledad, de las personas que se les hacía imposible no lastimarme.
Pensé, por un instante, que pudo haber sido posible no recobrar la cordura y que hubiesen pasado encima de mí, con la incógnita de lo pude haber sido. Estando entre básicos silencios y problemas más grandes, pensé ya no ser para nadie.

Fui valiente en salir a buscar a un semejante, que describa que somos lo mismo, que nunca me ponga incómodo con ciertas ternuras, porque me gusta saber que después de ciertos temores hay esperanzas y puede que se quede a sonreír contigo.
Haz con mi experiencia lo que más te convenga, puedes construir esperanzas de siempre volverte a ver, puedes animarte a ponerle fecha a nuestras primeras fantasías. Puedes resumir todas nuestras preocupaciones, temores o la incertidumbre. Puedes ir afondo conmigo y más simple, podemos ser sutiles o gastar sábanas. Podemos besarnos con entusiasmo, descubriendo que ya no hay descansos.
Pero por favor no te vayas.

(Extraído de mi poemario Ocaso, concurso de poesía Premio Copé)
Derechos reservados 2018

Comentarios

  1. Pueden existir muchas caídas, puede haber mucho dolor, pero que jamás se pierda la ilusión y el creer en el amor.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares