Inalcanzable



Inalcanzable
¿Qué tal si todo cambia si encuentro la manera de poder creer de la forma correcta?
Desde que ya nadie me consciente por las noches, olvidé el mi verdadero rostro de entre todas mis formas. Que tuve que inventar una nueva forma de reprimir mis emociones, cada lágrima y de negar mi vergüenza.
¿Cómo hacen para hacerle creer a las personas que no tienen nada dentro?
Nunca nadie podrá entender el poco proceso que tenemos en vida y de aquello que creemos a ver logrado.
Cada instante nos sentimos más débiles, sin una sola palabra para enamorar, como si todo y nada tuviera sentido. En la impotencia nos encontramos, cuando todo debería ser tranquilo, con el cielo gris y una grata sonrisa matutina.
Hay días enteros que tienen fatiga de siempre estar en melancolía, con un dolor insuperable de nosotros.
Según el verdadero hombre en libertad, ya fuimos liberados por el que fue amante de todos nuestros futuros pecados. 
Pero aun así encuentro en todas partes egoísmo familiar, que se halagan entre la memoria y la sospecha que hay entre los murmullos. Fui un fanático que nunca expresó parte de su demencia, nunca fui condescendiente con un suspiro sin importancia.
                                                                                                                   
Solo por unos pocos días quisiera que alguien engría mi corazón, que vea lo sensible que realmente es. Quiero que alguien se divierta con lo perfecto que puedo llegar a ser, porque quiero formar una nueva historia que sobreviva los peligros que se encuentran disfrazados de armonía.
¡Cómo quisiera que todo el mundo sea fiel!
Que todos tengan esa alma de jóvenes al imaginar que todo lo podemos ver con los ojos. Que todos seamos capaces de olvidar aquella expresión de opresión que gobierna el sistema.
Y entre nuestra sangre bendita vemos anular, desde los templos, hasta el más diminuto de los crímenes y deseos. Como en alimentar ilusiones a generaciones.
Quisiera algún día poder contemplar esa inalcanzable belleza que se siente al ser libre y vivir la gentileza entre todos.
Espero nunca acabar, para ser queridos hasta por nuestro más diminuto color.
Tenemos entre nuestra mano más débil, extender nuestra vida con confianza y sin mentiras.
Ojalá, algún día, se llegue a amar sin temor, con esa tranquilidad que perdona cualquier corazón.

Comentarios

Entradas populares