Nunca lo volviste a hacer

Nunca lo volviste a hacer

Cuando salí a recogerte y te miré tímido a los ojos, sabía que se estaba generando en nuestro ambiente algo que hacía que mi corazón se sintiera algo desconcertado, algo incómodo, algo que hacía que nos sintiéramos vacíos, listos para lo que se venía.
Las cosas no andaban bien esa noche, como de costumbre, y el cielo estaba en mi contra gritando tristeza, se te hacía cada vez más fácil mentirme.
¿Qué te pasó? Pensé que te había conocido… ¿Acaso ya no quieres que te necesite?

Tuve suficiente de ti cuando me presumías de tu anterior relación, comparándome con el verdadero amor, minimizándome sin esperanzas, burlándote de las rosas que planté por ti, incinerando toda posibilidad de extrañarte.

Me escapé, sin que te dieras cuenta de mi ausencia, quería contar contigo, no quería que te quedes sin mis labios, pero no corrías para encontrarme, como si nunca te hubiera ofrecido mi vida, mi existencia o mi desgaste, me dejaste como a un recuerdo infundado, valiendo nada. Hiciste que me arrepintiera de todo lo que te había dicho en tiempos de pasión, desvaneciéndome de la vida.

Así que cuando nos besábamos mordía tus labios para quitarme el dolor que te tenía guardado y tú me dejaste de lado, quedándote en el pecho mis sentimientos que solían amarte tanto y con el único recuerdo que poseíamos para completar nuestra historia.

Este amor no se puede considerarse de ciego, porque simplemente yo estaba dudoso de seguirte y tú no tenías ni idea. No quería continuar perdiendo el tiempo encontrándome solo, quería encontrarme a mí mismo si tú lo hacías primero. Así que me arriesgué poniendo mis emociones y esperanzas en ti, hasta nuestro último adiós, como si valiese la pena.

Cansado y sin dignidad, me diste el último adiós y yo lo acepté pensando que te quedarías rondando por el camino, pensándolo bien, si cambiabas de opinión; pero cuando me di la vuelta, ya estabas afuera, ya te habías ido.


Cuando yo salía a buscarte no había nada que me callase, pensé que te había conocido, pensé que era feliz cuando te necesitaba y tú nunca lo volviste a hacer.  




Comentarios

  1. Encontrar a las personas, o a la persona correcta es difícil.
    Eso no significa que el resto sea malo, sucede a veces que el problema
    es la incompatibilidad. Esa persona no era compatible contigo.

    Por otro lado, hablar de los ex en una cita es bien cojudo, ¿no?
    Pero no lo culpo, a veces me ha pasado. Hay gente que no tiene
    roches de hablar de todo.

    No sufras,
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  2. hola, te he nominado al premio best blog. sigue este enlace http://elsilenciodelaverguenza.blogspot.com.co/2016/01/nominados-premio-best-blog.html

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares